OpiniónEditorial

De Guatemala a Guatepeor: Mrs. Harris

francisco rodriguez 768x516 6 Pausa MX De Guatemala a Guatepeor: Mrs. Harris

FRANCISCO RODRÍGUEZ

Anoche debió haber llegado a la capital nacional, procedente de Guatemala, la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris. Visita oficial y –vale subrayar– presencial para en unas cuantas horas desahogar una agenda que, se nos dijo, se centra en el tema migratorio. En realidad, es el económico.

Porque para nadie es un secreto, y lo hemos comentado en estas páginas desde hace dos décadas, que son las crisis económicas y políticas en el seno de los corporativos financieros neoyorquinos, lo que llevó a los grandes trust a seleccionar los caminos de salida a ese atascadero.

La primera señal de alarma de las dos grandes crisis fue el fraude electoral del año 2000, cuando los corporativos manipularon las decisiones judiciales y le dieron un triunfo inopinado a George Bush sobre Al Gore en la Corte de Florida.

Luego, durante lo más álgido de la crisis hipotecaria subprime del 2008, empezaron a aparecer nuevos rostros en el manejo de las finanzas.‎ Entre ellos, los de Warren Buffet, Larry Fink y Elon Musk, entre otros, que por medio de la Reserva Federal se convirtieron en los grandes intermediarios del manejo de los fondos monetarios.

Larry Fink, más poder que Warren Buffet y Elon Musk

Por un lado, los dueños y administradores del dinero desconfiaban de la hegemonía del Partido Republicano para permanecer en el poder. Veían la llegada de los demócratas muy cerca, y era mejor amarrarse el dedo antes de cortárselo. Era mejor decidir que el polo de poder internacional se trasladara a China, antes de sufrir la mayor derrota de su historia.

Por otro lado,‎ era necesario cambiar las cartas del juego. Buffet en los comercios, Musk en el área tecnológica y Fink en el manejo de los fondos de inversión y en los indicadores de las bolsas de valores. Todo estaba fríamente calculado. El Imperio no debía perder la oportunidad para seguir en el pandero, plenamente revitalizado.

De estos tres rostros escogidos, el que llegó a acumular más poder y fortuna para el manejo de la economía trasnacional, Larry Fink, se alzó con el santo y las limosnas. Intempestivamente, acumuló más poder de decisión que el que hubiera llegado a soñar el corporativo de la familia Rockefeller. Aunque todo era prestado y sujeto a cambios en la cúpula.

Golpe de Fink a Salinas de Gortari y a sus cuñados Gerard

El Grupo Rockefeller, el Bilderberg, el conglomerado militar representado hoy por Colin Powell, los jerarcas religiosos de las iglesias católicas y ortodoxas ocuparon un sitio predominante para influir en el curso de los acontecimientos. En parte, esto explica la permanencia de Vladimir Putin en la jerarquía rusa. El apoyo de los ortodoxos ha sido básico.

 

 

 

 

 

indicepolitico.com

A %d blogueros les gusta esto: