EditorialOpinión

”Primero los Pobres” ya suman 67 millones, de los 52.4 que recibió

Screenshot 20200208 125309 Pausa MX ”Primero los Pobres” ya suman 67 millones, de los 52.4 que recibió

*Pobres extremos, la T4a acumula 18 millones 300 mil… y contando

Por Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com
“Por el bien de todos, Primero los Pobres” enorme mentira de Andrés Manuel López
Obrador que acuñó desde 2006 para contender contra Felipe Calderón (PAN) en la elección
presidencial en ese año. Y, versus Enrique Peña Nieto (PRI) en 2012. Seis años después
(2018) le dio dividendos ganando, arrasando con más de 30 millones de votos, de manera
legítima, contundente, incuestionable.

Su bandera electorera con la coalición PRD, PT, MC (2006) fue explotar el sentimiento de
la población vulnerable al “treparse” con su simulada actitud proteccionista en favor de los
“olvidados” por el PRI y PAN, sabedor que le daría votos prometiendo, ofertando,
comprometiendo su esfuerzo por sacar de la marginación a 49 millones 500 mil mexicanos
en pobreza y pobreza extrema que el gobierno (2008) panista de Felipe Calderón ignoró.
López Obrador vio en esas cifras, registradas por el Consejo Nacional de Evaluación de la
Política de Desarrollo Social (CONEVAL) del Gobierno Federal, que mide la pobreza de
México y los programas sociales, un tesoro político, electorero, partidista que le permitiría
operar, prometer a los mexicanos que de llegar a la presidencia del país resolvería la crisis.
Sabía que abrazar a los “pobres” más temprano que tarde le daría triunfos.
La realidad, a ningún político, gobernante, candidatos, partidos, autoridades públicas les
interesa abatir la pobreza, marginación, olvido a los “jodidos”. Simplemente son objeto de
deseo para campañas de toda índole. Mienten, falsean, fanfarronean cuando en discursos,
masivos, entrevistas, boletines de prensa, trípticos, flayers, etc. se desgarran las vestiduras
lamentando el estrato social de la mayoría de la población. Los marginados son “carne de
cañón” de los políticos para sus intereses personales, económicos, grupales, partidistas,
familiares.
Son sólo cifras para presumir en informes de gobierno, en giras internacionales, en
proyecciones presupuestales para el año siguiente y sacar más dinero a la Cámara de
Diputados, que luego roban, desfalcan (verdad hermanos Moreira -PRI- ex gobernadores de
Coahuila), desaparecen, atesoran para su futuro político (verdad Ebrard, Monreal, Peña
Nieto, etc.) Recursos que jamás canalizan al abatimiento de ese rezago social, pues
mientras más pobres haya menos ciudadanos inteligentes, contestatarios, cultos se
enfrentarían a los gobiernos corruptos, ineptos, inútiles, mentirosos, incapaces (verdad
Transformación de 4ª).

Para López Obrador los pobres y pobres extremos son la excusa perfecta para perpetuarse
en el poder. Seguirá ondeando su bandera electorera de “por el bien de todos, primero los
pobres”. Sólo piensa en su futuro político personal -transexenal-, partidista (Morena),
familiar (hijos, hermanos, primos, cuñadas, etc.), aduladores y quedar bien con sus
compinches: Maduro, Ortega, Castro (2), Bolsonaro, Morales, que, si diéramos un repaso a
esos gobiernos, la pauperización, pobreza extrema, abandono, son similares,
lamentablemente, a la que padecemos en México, provocada por la errática, nula política
social del (des) gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
Para poner en contexto esta afirmación, dejen les digo, retomo fragmentos del discurso de
López Obrador la noche de 1 de julio de 2018, horas después de conocerse el triunfo en las
urnas del proyecto de Morena, El Peje y la Transformación de 4ª, pronunciado en el
abarrotado Zócalo de la CDMX, al que acudieron chairos, pejezombies, amlovers, botts,
acarreados, “convencidos”, pagados y uno que otro “despistado” que ni idea tuvo qué hacía
ahí.
Embriagado de soberbia al mirar y escuchar las loas a su mesías (culto a la personalidad),
El Peje soltó la lengua. No habían sido suficientes tantas promesas, compromisos, ofertas
de campaña que avivó, con más, a sus fieles. Retomo sólo la parte de “primero los pobres”:
el Estado dejará de ser un comité al servicio de una minoría. Mi gobierno (Transformación
de 4ª) representará a todos los mexicanos, ricos y pobres. Escucharemos, atenderemos y
respetaremos a todos, pero daremos preferencia a los más humildes y a los olvidados”
Woow… ¡¡¡qué profundo, qué visión, qué sapiencia!!!
Embelesado por la idolatría de sus fans, López insiste “no puede haber gobierno rico, con
pueblo pobre” (no gobierno, Andrés, pero tus hijos Andrés Manuel, José Ramón y Gonzalo
Alfonso López Beltrán sí). Representaré a los mexicanos, a los pobladores del campo y de
la ciudad, a migrantes, a creyentes y no creyentes, a seres humanos de todas las corrientes
de pensamiento, de preferencias sexuales, en especial a los pueblos indígenas” ¡Mentiroso!
Luego de ese mensaje, dos años y medio después el tabasqueño sigue con sus mismas
mentiras, que dejaron -en parte- ser discursos y pasar a las dádivas, dinero en efectivo
como a sus ninis, becas a diestra y siniestra a pseudo estudiantes. Jóvenes construyendo el
futuro, que no son más que holgazanes, buenos para nada, al servicio de las acciones de
Morena, como “servidores de la nación”, convirtiéndose en operadores electoreros en las
regiones marginadas, pobres, olvidadas -ahora por Morena- Ofertas cachavotos para el 6 de
junio pasado.
Más dinero (dádivas) de sus programas sociales (político/electoreros), Sembrando Vida,
una simulación de apoyo al campo, en donde personeros de la Transformación de 4ª,
incendian, destruyen, erosionan parcelas, terrenos fértiles privados, y aparece otra mafia del
lopezobradorismo ofreciendo “apoyo” (dinero) para rescatar los predios dañados, sembrar

árboles, abonar la tierra, depositar semillas, etc. a cambio de entregar copia de su credencial
del INE y comprometiéndose a votar el 6 de junio todo por Morena.

Pero el cálculo falló y en la elección López, T4a, secuaces, candidatos y el partido
perdieron 14 millones de seguidores, de los que 2 años y medio atrás (2018) tenían 30
millones. Las mentiras, incapacidad, corrupción, ineptitud, inutilidad del gobierno de la
Transformación y el hartazgo del Falso Mesías causaron la contundente derrota.
Pero vayamos a exhibir las falacias de López Obrador que datan de 2006.
Al cierre de 2020, existían en México 62 millones 300 mil compatriotas en situación de
pobreza. A marzo de 2021 la cifra aumentó a 67 millones, es decir esta decadencia lejos de
solucionarse, incrementó; es decir, la Transformación de 4ª no ha sabido tocar fondo de esta
vergüenza social.
Este primer dato real, comprobable, lo da a conocer en su Informe trimestral el Instituto de
Investigación para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE), de la Universidad
Iberoamericana, que dirige Graciela Teruel. Pero… no son guarismo equivocados, pues el
Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) del
gobierno federal registra que, en 2018, inicio del sexenio -fallido- de López Obrador recibe
como obsequio de Peña Nieto 52 millones 400 mil pobres. ¡Pero no habría que alarmarse,
el señor López ya había adelantado que “primero los pobres”, ¿solucionar o empeorar su
situación?
Fue lo segundo, pues de diciembre 2018 a marzo 2021, es decir, 28 meses después, 840
días de gobierno de la Transformación de 4ª, el número de pobres se incrementó 15
millones 400 mil mexicanos (entre ellos millones de la clase media que tanto odia y
vitupera El Peje, desde sus mañaneras) para llegar a 67 millones de connacionales sumidos
en la marginación… ¿No que primero los pobres, Andrés?… ahora entiendo… ¡acabarlos!
Esa es su visión de apoyar a los marginados. Pero la situación no es sólo esto. La línea de
pobreza extrema es más alarmante. Es la familia que sólo come una vez al día y si es
subempleado, pedigüeño o ronda las calles para obtener monedas, ese ínfimo recurso no
alcanza para adquirir los alimentos básicos para el hogar.
En esta línea López Obrador recibió en 2018 a 9 millones 300 mil pauperizados. Al año
siguiente y el posterior (2020) la pobreza extrema aumentó a 16 millones 400 mil; esto es
más del 100 por ciento. Pero… con la información de EQUIDE, de la Universidad
Iberoamericana y del CONEVAL, para marzo de este año la catástrofe social de
marginación extrema acumula 18 millones 300 mil, en sólo 90 días de 2021, López
Obrador mando a la ignominia a 1 millón 900 mil mexicanos… y contando.

*Miembro de los Grupos Editoriales Digitales lagacetametropolitana.com, algrano.mx,
entresemana.mx, metropolihoy.com, infórmate.com.mx, pasaporteinformativo.mx

A %d blogueros les gusta esto: